Laurel de la Reina

Laurel de la Reina

DATOS TECNICOS
Nombre común : Laurel de la Reina
Nombre científico : Laurus Nobilis
Localidad : La Zubia (Granada)
Paraje : Convento de San Luis el Real
Perímetro normal (m) : 10 troncos, 4 de 0.5 m y 6 de 0.30 aprox.
Altura (m) : 9.00
Diámetro de copa máxima (m) : 15.00
Edad estimada : 600 años.
Figura de protección : No tiene
Motivo de la singularidad : Historia
Propiedad  : Privada
Nivel de dificultad : Fácil
Latitud : 37º 07′ 39”
Longitud : 03º 35′ 06” O
Altitud : 741 m
CONSEJOS DEL VIAJERO
El convento tiene un precioso y valioso jardín desde el que se puede observar unas hermosas vistas de la ciudad de Granada.
TURISMO GASTRONOMIA Y FIESTAS
En la Zubia se puede degustar la típica comida granadina, destacando especialmente la tortilla al Sacromonte, pollo al ajillo, habas fritas con jamón y dulces de almendra de tradición morisca. Además, son muy buenos los embutidos y los dulces, entre los que destacan las tortas de almendra, los roscos, los alfajores y los pestiños.
El 16 de mayo la Zubia celebra San Juan de Nepomuceno.
Laurel de la Reina

Laurel de la Reina

ACCESO
Se encuentra en el propio municipio de la Zubia, situado a unos 5 Km de Granada, en el patio del convento de San Luis el Real, situado muy cerca del camping Reina Isabel.
MAS INFORMACION
Ayuntamiento de la Zubia
Tlf. : 95.859.00.39
Laurel de la Reina

Laurel de la Reina

HISTORIA
Existen escritos históricos que aseguran que en este laurel se refugió la reina Isabel la Católica para evitar ser prendida por los árabes. El hecho ocurrió cuando la reina decidió ir a ver con sus propios ojos el cerco de Granada. Así, el sábado 25 de agosto de 1491, Isabel con sus hijos y los primeros capitanes de sus tropas, además de 2000 jinetes, emprendieron el camino hacia La Zubia, emplazamiento cercano a Granada y situado a una altura que permetía  presenciar unas hermosas vistas de la ciudad.  Pero Boabdil, el último rey árabe de Granada, se enteró de la llegada de la comitiva y puso al mando de ocho mil jinetes a uno de sus mejores capitanes, Alhamar el Cegri. El choque fue desigual. Cuenta la leyenda que en medio de la batalla, la reina se ocultó en un frondoso bosque de laureles que había cerca. Gracias a ellos, la reina consiguió salvarse y su victoria propició la caida de Granada varios meses después.
Los laureles que se pueden observar ahora son brotes de la primitiva cepa que pudo dar cobijo a la soberana.
CURIOSIDADES
La reina Isabel prometió que si se salvaba construiría un templo  en memoria de San Francisco. La obra se realizó pero fue derribado en 1843. Todavía existen algunos restos que fueron restaurados, entre ellos una pequeña y bonita capilla, en donde, mediante un labrado en mármol, se hace mención del histórico suceso entre la reina y el árbol.
Anuncios